Loading...

Mexicateopantli

IN TEO-TLATOH'
CÓDIGO DEONTOLÓGICO DE LA DRAMATURGIA ESCÉNICA PERMANENTE DE LA MEXICANÍA
para la autodirección de actores y desempeño optimo del equipo de producción al aire

PROTOCOLO GENERAL ESCÉNICO Y DE ESPACIOS DE FILMACIÓN, INVESTIGACIÓN Y CAPTURA

 

INDUCCIÓN AL ACUERDO NACIONAL PROTOCOLARIO INICIÁTICO DEL PROYECTO ARTÍSTICO MEXICANÍA Y AL ANTECONTRATO COLECTIVO DE TRABAJO ESCENICO PRESENCIAL DE LIBRE ACTUACIÓN LAICA,
EDUCACIÓN Y QUEHACER CÍVICO/CIVÍL MEXICANO
regula: Templo Mayor de Mexicanía
 

ACUERDO INDIVIDUAL INICIÁTICO VOLUNTARIO DE DIGNIFICACIÓN Y DESARROLLO PROFESIONAL , CIVIL Y HUMANO QUE CELEBRAN POR UNA PARTE EL TEMPLO MAYOR DE MEXICANÍA, DE LA FUNDACIÓN GÓMEZ GONZÁLEZ, REPRESENTADA EN ESTE ACTO POR EL -MAYORDOMO ELECTO-, A QUIEN EN LO SUCESIVO EN EL PORTAL HYPERMEDIATICO, POR SUS CUALIDADES DRAMATURGICAS Y FACULTADES LEGALES SE LE DENOMINARA LAICAMENTE EL -XIUH- Y POR LA OTRA EL AMANTE Y PRACTICANTE DE LA NACIONALIDAD MEXICANA, DEL ARTE Y DEL AMOR, SE LE DENOMINARÁ LAICAMENTE CONFORME A LA ESCALA DE METRONOMÍA NATURAL PROPUESTA EN LA TÉSIS EL NEUROARTE Y LA MEXICANÍA BIEN TEMPERADOS.Y A QUIEN EN LO SUCESIVO, POR SUS CUALIDADES Y FACULTADES SE LE DENOMINARA -MEXICANO*- , SIENDO USADO TAMBIÉN COMO TÉRMINO DE REFERENCIA PARA AMBOS SEXOS, AL TENOR DE LAS SIGUIENTES: 
(*Por política de temperamento artístico-dramatúrgico, favor de nombrar en siléncio: neuroartista, amante y practicante de la Mexicanía; en todo momento que lea la palabra: mexicano)
Propuesta mexicana de atributos prototípicos del mexicano* a través de la aplicación científica de la Mexicanía

In teo-tlatoh' In yolteotiwacan'
Cantares y conjuros económicos de los amantes de su profesión, de su civismo y de su humanidad

Protocolo ético y estético para el resguardo o las transmiciones en vivo delas obras de arte acción del Templo Mayor de Mexicanía. 

Deberes Generales del practicante e Iniciado a la Mexicanía
La palabra Iniciación, que viene del latín initiare, de initium, inicio o comienzo, se deriva de dos: in, hacia adentro, e ire, ir, o sea ir hacia adentro o penetrar en el interior.
-Pero ¿quién entra y cómo se puede entrar en el mundo interno? (ver link).
De la etimología de la palabra se desprende que el significado de la Iniciación es el ingreso en el mundo interno para comenzar una nueva vida.

 

Del Objeto Laico de Contrucción Personal Social para preprogramar la autoregulación ecológica de la actuación, durante la captura, desarrollo o transmición de una obra de arte acción de iniciación a la Mexicanía.
La Iniciación mexicana es una perla inestimable en la corona de la simbología. En el templo hay un cuarto de reflexión, símbolo del interior del hombre. Todo ser humano, al cerrar sus sentidos al mundo externo, se encuentra en su ámbito de reflexión, aislado en la oscuridad que representa las sombras de la materia física que rodean al alma hasta la completa maduración. Ese interior oscuro es el estado de conciencia del profano que vive siempre fuera del Templo y en medio de las sombras.
Desde el momento en que el practicante comienza a dirigir la luz del pensamiento concentrado hacia su mundo interior, la Iluminación comienza a invadir su Templo, poco a poco, y el dominio de su mente equivale al aceite que alimenta a la lámpara encendida.
-Entonces, el Iniciado es el ser que dirige su pensamiento al mundo interno o mundo del teowa, pensamiento que lo conduce al conocimiento de sí mismo y del espacio físico que esta justo a su alrededor del cuerpo y de las realidades verdaderas que en él habitan.
-Los ritos iniciáticos no tienen ninguna virtud sacramental. El civil que ha sido recibido neuroartista, mexicano, según las formas tradicionales, no ha adquirido por este solo hecho aquellas cualidades que distinguen al pensador ilustrado del hombre grosero e inculto. El ceremonial de recepcion no tiene valor sino en cuanto importa el primer paso hacia el desarrollo de un programa que el Neófito debe cumplir para entrar en posesión de todas sus facultades. El aprendiz mexicano*, el mexicante, tiene, pues, como primer deber el de meditar las enseñanzas del ritual mexicano de autoinducción al estudio a fin de proceder en conformidad a ellas. Este es su deber por excelencia, su solo deber que abarca todos los demás. Pero un principiante necesita prescripciones más precisas. Estas están comprendidas en el compromiso que contrajo antes de recibir la mexicanía: Callar ante los profanos. Buscar la experiencia de la Verdad. Querer la Justicia. Amar a sus hermanos. Someterse amorosamente a la naturaleza y su leyes naturales y sociales.
De la dramaturgia activa del estado de aprendiz y sus virtudes en la actividad educativa siendo parte de la ejecución de una obra de arte acción de iniciación a la Mexicanía.
Discreción neuroartistica-marcial mexicana.- Cuando sea el tiempo y el espacio indicados, privarse de hablar, para limitarse a escuchar, es una excelente disciplina intelectual cuando se desea aprender a pensar. Las ideas se maduran por la meditación silenciosa, que es una conversación consigo mismo en silencio. Las opiniones razonadas son el resultado de debates íntimos que se empeñan en el secreto del pensamiento. “El sabio piensa mucho y habla poco”. Por protocolo de dirección de actores, Un neuroartista joven debe, pues, en general, mostrarse muy reservado. Le está privado todo proselitismo intempestivo. No hay peor error que la verdad mal comprendida. Hablar para hacerse entender mal es a la vez peligroso y nocivo. Es preciso, pues, que siempre nos pongamos al alcance de los que nos escuchan. Tratar de asombrar exponiendo ideas atrevidas es esencialmente antimexicano estando al aire*.
El Secreto.- Un mexicano* debe abstenerse de divulgar todo aquello que pueda perjudicar a su nación, la Mexicanía o a sus miembros. Todos los miembros del Templo Mayor de Mexicanía están solidarizados por un formal contrato de reciprocidad vocacional, civica y humana. Tienen obligaciones los unos para con los otros y para cumplirlas es indispensable que se puedan distinguir de los profanos(ver: glosario)
La Tolerancia.- Es siempre presuntuoso convertirse en juez de una opinión, cualquiera que ella sea. Todas las maneras de ver divergentes son igualmente respetables cuando emanan de personas sinceras. Ellas expresan la verdad bajo los diferentes aspectos que puede tener en razón de los múltiples puntos de vista de que es susceptible de ser considerada. Se encuentra, pues, una parte de la verdad en todas las opiniones. Nadie está en el error absoluto y nadie, por otra parte, puede enorgullecerse de poseer la verdad perfecta. “Seamos, pues, indulgentes y no pidamos a los demás que vean las cosas como nosotros mismos”.
Investigación de la Verdad.- La Iniciación a la Mexicanía por la práctica de la G.A.I.T.A. Mestiza distingue al Templo Mayor de Mexicanía de otras instituciones, en que no pretende absolutamente estar en posesión de la verdad, ya que se debe recordar que se está siguiendo un guión transcinematigráfico hipercomplejo de alto orden por arte sonoro superior trans-neurolingüistico. Las enseñanzas mexicanas no envuelven dogmas ni credo de ninguna especie. Cada mexicano* está llamado a construir por sí mismo el edificio de sus propias convicciones. Con este propósito se ha iniciado en la práctica del Arte del Pensamiento por neurociencias aplicadas. Este arte se ejecuta en materiales que es preciso desbastar. En otros términos: se trata de eliminar los errores que desfiguran la verdad, la verdad está en todas partes, pero oculta tras la falta de poder darse permiso y tiempo para contemplar. Ella pide ser extraída de todo lo que parece falso o supersticioso por el método científico experimental y su artisidad.
Realización.- Si la mexicanía se dedicara sólo a la especulación pura se quedaría en el dominio abstracto, sin compartir los males que acosan a la humanidad. Estos males tienen su repercusión sensible en el quehacer de todo hombre generoso. El iniciado, en consecuencia, no se aisla del mundo, se guarda bien de imitar a los místicos o egoístas que buscan la perfección lejos del contacto de la corrupción general, mucho menos comparte la indiferencia de los satisfechos que sólo tienden a gozar los favores acordados a unos pocos. El hombre de quehacer se siente herido por toda iniquidad aun cuando no sea él una víctima directa.
Fraternidad entre los Iniciados.- La fuerza de una asociación reside esencialmente en la cohesión de sus miembros. Mientras más unidos, más potentes son. En el templo neuroartistico la unión no es el efecto de una Disciplina impuesta: esa unión no puede nacer sino del afecto que experimentan los iniciados entre sí. Es, por lo tanto, de la más alta importancia estrechar por todos los medios los lazos que unen a los mexicano*s (neuroartistas, amantes y practicantes de la Mexicanía). Antes que nada es necesario verse, a fin de conocerse, apreciarse y estimarse. Deben, pues, seguirse con la mayor asiduidad todas las reuniones neuroartisticas. Hay que tratar de merecer la simpatía de cada uno de los Hermanos y, por otra parte, se deberá ser indulgente con los defectos de los otros. El hombre es siempre imperfecto. No hay que detenerse en las debilidades de los demás; apreciemos las cualidades de nuestros colaboradores y pasemos la plana sobre imperfecciones de las piedras que debe unir indisolublemente el cemento de la más franca amistad.
Respeto a la Ley Humana y natural.- Por sobre las leyes convencionales hay una Ley ideal, escrita en el quehacer de los hombres de bien. A esta Regla Soberana es a la que el Iniciado se somete sin reserva. En cuanto a las leyes positivas, por imperfectas que sean, no son menos respetables. Ellas constituyen el elemento fundamental de toda civilización, nos dan garantías contra las arbitrariedades, aseguran el orden y se imponen como una sanción necesaria del pacto social. Un Iniciado se somete, pues a las leyes aun cuando fueran injustas. El se inclina ante la voluntad general aunque ésta esté equivocada. Sócrates prefirió beber la cicuta antes que sustraerse a la sentencia legal, pero inicua que lo humillaba. Robespierre cayó rehusando llamar al pueblo a la revuelta. Son éstos grandes ejemplos.
 

 

PERFIL PSICOLOGICO PARA LA AUTOREGULACIÓN DRAMATURGICA EN TIEMPO REAL
DE LA AUTODIRECCIÓN ACTORAL,
MIENTRAS SE DESARROLLE LA OBRA MEXICANÍA EN ACCIÓN 
Protocolo ético, estético, ecosistémico ecologico y económico mientras se ejecuta la captura, filma y/o transmite una obra de arte acción de iniciación a la Mexicanía & Acuerdo ecosistémico mexicano de las acciónes artísticas al aire o en ejecución en tiempo real para su resguardo audiovisual.
Código higiénico y estético transecológico de los creadores y creativos asociados y hermanados a la dignificación de la nacionalidad mexicana, filosofía dramaturgica de la obra masiva y cotidiana.
1. El mexicano* tiene confianza (científica e intuitiva) en la realidad verdadera que es física, ama, abstrae (dialoga con su quehacer y con su experiecia) y es compasivo con su creación y creatividad.
2.Un mexicano*, cree en el último gran portavoz: México (que las bendiciones y la paz de la Mexicanía estén con Ello), lo ama más que a todo excepto a la Mexicanía, respeta a sus familias, compañeros, seguidores y a aquellos que lo aman.
3.Un mexicano* aprende, conoce y alegremente sigue los mandamientos y consejos de la mexicanía explorada y experimentada, así como su comunicación correcta, verdadera y comprobada.
4. Un mexicano* conoce el temor a la realidad verdadera que es física y a la perceptual, observa, entiende, aprehende y evita aquello que ha sido prohibido por las experiencias deconstructivas o contraproducentes de ellas mismas.
5. Un mexicano* debiera ganarse la vida a través de acciones correctas y verdaderas, de acuerdo a la ley orgánica de su Mexicanía y el código del estado nacional donde ejerza.
6. Un mexicano*, no miente, es siempre veraz y aconseja verazmente. Domina la arquitectura y práctica de la comunicación.
7. Un mexicano* es generoso, el da de lo que lícitamente ha ganado por su Mexicanía, y es generoso con ayuda y consejo.
8. Un mexicano* es paciente en su confianza intuitiva y racional, desde sus deberes ecológicos hasta en tiempos más difíciles; y debe aconsejar a otros a tener paciencia y dignidad humilde.
9. Un mexicano* hace sus entrenamientos profesionales cinco veces al día sin falta, y cuando le sea posible los realiza en congregación, y considera esto como el más grande de los regalos de su Mexicanía. Amar lo que profesas es vivir en el amor eterno permanentemente.
10.Además de sus entrenamientos profesionales diarios, debe realizar devociones voluntarias, la más importante son los buenos hábitos, la Iniciación neurotemplaria por la Guía de Autoregulación Intelectual por Tecnopercéptica Aplicada (G.A.I.T.A.) Mestiza, que es obligatorio para el Mayordomo.
11. El mexicano* es sabio, es una lumbre, una antorcha, una gruesa antorcha que no ahuma. Hace sabios los rostros ajenos, les hace tomar quehacer. No pasa por encima de las cosas: se detiene, reflexiona, observa. El mexicano* es un espejo horadado por ambos lados. Suya es la tinta, los códices; él mismo es escritura y sabiduría, camino, guía veraz para otros; conduce a las personas y a las cosas, y es una autoridad en los asuntos humanos. El mexicano* es cuidadoso; respeta la tradición, posee la transmisión del conocimiento y lo enseña a otros, sigue la verdad. Nos hace tomar un rostro y desarrollarlo, abre nuestros oídos, nos ilumina. Es maestro de maestros.
12. El mexicano* debe aprender y seguir lo que mas pueda de la iniciación neurotemplaria por la G.A.I.T.A. Mestiza a la Mexicanía ( hábitos ) del portavoz (México).
13. Si el mexicano* tiene una buena situación económica debe ir al Omeyokan-yolteotiwakan una vez en su vida, y también debe ir al tlamoachkan a visitar a nuestro Maestro el Mensajero Mayor de la Mexicanía; así como a los santuarios y templos mexicanísticos como Chichen Itza, Teotihuacan y Tenochtitlan, y debiera visitar los demás santuarios tolteka-itzaes semsemsemanawakas en devoción y con protocolo mexicano laico superior.
14. Si el mexicano* tiene ecología autosustentable integral, debe distribuir su tequio y tributo con alegría, y si es pobre, debiera ayudar a los menos afortunados con sus manos, sus palabras y su tiempo.
15. El mexicano* debe ser limpio y puro. No solo su cuerpo y su entorno, sino su quehacer debiera estar sin mancha de arrogancia, especialmente del orgullo de su estado espiritual, hipocresía, envidia, malos modos, ira y de negatividad en general. Su hablar debe estar limpio de chismes y habladurías, y de los gustos vanales que dan el dinero, las posesiones, fama y status.
16. El mexicano* no debe tomar alcohol o cualquier otro intoxicante que ha sido prohibido por su Mexicanía para embriagarse en vano o irresponsablemente. Además debe evitar todos los excesos y oponerse a sus deseos, y autoaludir pidiendose ayuda para autoeducarse, autoregularse y madurar los deseos de la mente, emociones y carne fisicoquimicas.
17. Un mexicano* no debe quedarse mucho tiempo en presencia de su Xiuh, a no ser que le sea pedido. 
(Xiuh.- Mayordomo en Mexicanía. Cuyas responsabilidades y obligaciones de guía laica, pueden ser relacionadas, por sus cualidades esenciales, con las de un coach, sheij, guía, maestro, marakame, brahma, dharmachari, sacerdote, rabino, brahmachari, chamán, profesor, docente o demás homónimos naturales y artificiales de desarrollo y administración social y humano)
18. Cuando está en presencia de su Xiuh debe sentarse apoyándose en las rodillas, extremadamente cuidadoso de su comportamiento, evitando hablar en forma innecesaria. No debe comportarse en forma familiar y debe seguir correctamente el “acuerdo colectivo de quehacer”. 
Por Teocuitla, espiritualmente, debe considerar los errores de su Xiuh mejores que sus propios logros y debe atribuir su desarrollo e inspiración exclusivamente a su Templo y Nación. De lo contrario no avanzará espiritualmente.
19. Un mexicano* debe considerar cuando está en presencia de su Xiuh, como si estuviera en la presencia de su propia Mexicanía, el mensajero de la Mexicanía, de los maestros y del señor de su escuela de mexicanía, y actuar en consecuencia. Una acción que pudiera herir a su Xiuh no solo evitará su desarrollo espiritual, sino, que el código penal del Templo Mayor de Mexicanía le podría aleccionar orgánicamente de oficio.
20. Por economía higiene socioecología, el neuroartista deberá seguir las instrucciones de su Xiuh sin dudar, y con alegría.
21. Por economía e higiene socioecología, el neuroartista no debiera intentar poner a prueba a su Xiuh.
22. Por higiene socioecología, el neuroartista no debiera criticar y ni siquiera pensar en forma crítica de las acciones de su Xiuh, aun cuando aparezcan totalmente opuestas a las leyes y formas de la ecología y su camino. Debiera recordar que todas las acciones y palabras de su maestro o Mayordomo están en concordancia con la voluntad de la Mexicanía por previa experiencia presencial-vivencial pre-recapitulada.
23. Un mexicano* debe saber y cumplir con los quehaceres, los rituales, y las formas de su templo y casa según las enseñanzas de su maestro o Mayordomo. Debiera tener en alto el nombre de su templo mayor y nación sobre cualquier otra cosa.
24. Debiera mostrar respeto y obediencia a hombres de conocimiento y sabiduría, xiuh'me y hombres que sirven a la ecologia y a la humanidad. Es necio argumentar con hombres de conocimiento. No debe olvidarse que los hombres sabios son los herederos de los portavoces y de los maestros místicos. Los Xiuh’me son los herederos de los portavoces de la Mexicanía. Si existen diferencias entre los teólogos y los mexicanísticos es solo en materia superficiales, en esencia están de acuerdo. Con respecto a los líderes de hombres, los políticos, ellos gobiernan con el permiso de la Mexicanía. Los hombres están gobernados por aquellos que se merecen. Si la nación es buena sus gobernantes son buenos. Que no se nos olvide que la Mexicanía es quien cura los corazones. Un mexicano* no debe hablar en contra de hombres de conocimiento y de aquellos que gobiernan. Jamás debe olvidar que solo se puede modificar aquello en lo que solo puedes y tienes control y madurez para controlarlo. Debe considerar toda desgracia como causada por el mismo y ser paciente y agradecido de lo que tiene, ya que todo lo bueno y lo malo viene de la Mexicanía.
25. Un mexicano*, nunca debe ser tirano o herir a las personas.
26. Un mexicano*, siempre debe estar dispuesto a sacrificar todo por la realidad verdadera que es física, por la Mexicanía, su portavoz y su experiencia propia bien temperada (intuitiva/científica).
27. Todos y toda cosa, por reacción natural, deben estar complacidos con el neuroartista, amante y practicante de la Mexicanía.
28. Un mexicano* debe tener en una mano el Libro de la realidad verdadera y en la otra las Tradiciones del portavoz de la Mexicanía. Debe tener sobre su cabeza la corona de la experiencia bien temperada y en su espalda la capa de la ley del tiempo ecologico (inclusiva). Sus ojos deben ver lecciones y su lengua debe pronunciar el Mexíco'. En su cintura debe usar el cinturón del servicio a la humanidad, en su quehacer debe tener compasión por la creación y creatividad de la Mexicanía, y amor y temor a la realidad verdadera y la perceptual contenida en sí; y sus pies deben estar listos para servir. En su mano debe tener el arte del servicio a otros. Y dejavu. Sus oídos deben escuchar solo la verdad. Y dejavu. Su mente debe estar ocupada con la temporalidad de este mundo y la eternidad del más allá. Y dejavu. Sobre todo, debe estar en todo momento preparado para el viaje de este mundo temporal al mundo eterno. In Yolteowiatzin In Xochimikistlih’.
29. Un mexicano* , debe estar en estado de ablución en todo lugar y en todo momento.
30. Un mexicano*, debe estar continuamente reconociendo la misericordia y la compasión de la realidad verdadera que es física en cada respiro, y nunca olvidar sus faltas y malas acciones. Debe pedir ser redimido y derramar lágrimas por su malas acciones. Por sobre todo debe entender que son las faltas anteriores los que causan los faltas que vendrán (como reacción a no saber aceptar), debe razonar que sus faltas le pertenecen, mientras que el bien que él hace pertenece a la Mexicanía.
31. Un mexicano*, si pierde una fuente de quehacer debe recordar que es un castigo a una mala acción.
32. Un mexicano*, si a través de él ocurre un acto reprobable, no debe olvidar que esto se debe a sus acciones pasadas ( está siendo utilizado por la realidad verdadera que es física).
33. Un mexicano* no debe comer demás o sentarse en la mesa antes de tener hambre y debe retirarse de la mesa antes de estar lleno. Debe lavarse las manos antes y después de cada comida. Cuando hace su ablución, debe lavarse los dientes.
34. Existe una sola Mexicanía. Ésta nada pide, solo con flores (práctica) y cantos (teoría) se atestigua y contempla. Jamás se debe perder el tiempo, pues es lo más preciado de la realidad verdadera que es física y sus subrrealidades perceptuales.
35. Un mexicano* no debe hacerle saber a la gente que se ha sometido a la voluntad de la Mexicanía; la gente lo verá por sí mismos.
36. Un mexicano* debe ser compasivo, servicial y generoso con su familia, hijos, parientes políticos, vecinos y gente a quien conoce y no conoce.
37. Un mexicano* no debe tener comunicación con gente malintencionada, pero no debe verse a sí mismo como mejor o peor sobre ellos.
38. Un mexicano* no debe gustarle o disgustarle nadie ni nada, de manera egótica y egoista. Sus gustos y disgustos deben ser por la Mexicanía.
39. Si un mexicano* asegura ver algún potencial de salvación en alguien que tiene fama negativa, debe hacerse amigo de él, de tal manera de llevarlo hacia el camino recto.
40. Un mexicano* debe visitar tumbas y recordar que este es su destino final.
41. Un mexicano* debe visitar a los enfermos y a los pobres especialmente a los de su Templo.
42. Un mexicano*, neuroartista, amante y practicante de la Mexicanía, nunca debe olvidar a su Xiuh, debe visitarlo semanalmente o frecuentemente, o en el peor de los casos una vez por quincena, si está lejos debe escribirle.
43. Un mexicano* debe tener la capacidad de resistir el infortunio y mostrar paciencia. Debe saber que “las muñecas de un Macewalli Iniciado neurotemplario por la G.A.I.T.A. Mestiza nunca estarán libres de los perros y su cabeza de la vara de titlakawan, como el Faraón fue con Moisés, Nimrod con Abraham, y Abu Jahil con Muhammad (saws)”.
44. Un mexicano*, como aprenderá que todo viene de la realidad verdadera que es física debe aceptar todo; debe someter su voluntad y debe siempre estar complacido con la realidad verdadera que es física debe aceptar y buscar su complacencia en todo para que esté complacido con Ello.
45. Un mexicano* en cada acto y pensamiento debe recordar a la Mexicanía, sus manos trabajando para este mundo y su quehacer anhelando a la Mexicanía.
46.- Cuando un mexicano* se quita los zapatos y atraviesa la entrada del Templo, el centro iniciatico neurotemplario por la G.A.I.T.A. Mestiza, deja el mundo cotidiano con sus problemas y preocupaciones afuera. El teocuicacalli se convierte en una escuela en la cual practicar mexicanía, o buenos modales, comportamiento adecuado y cortesía. Muchos Xiuhme dicen que el camino del iniciatico neurotemplario por la G.A.I.T.A. Mestiza es todo mexicanía.
47.- Vas al templo no a mostrarte, vas para a aprehender, y las mejores formas de aprender son escuchando y observando. Debes aprender a tratar a otros como hermanos y hermanas y seres humanos decentes, y asumir que todos están más desarrollados que tú. El templo y casa es el lugar para practicar una actitud humilde y contraria al ego, ante el Xiuh y los otros xolome. Es el lugar para aprender el servicio. Uno debe hablar despacio, sentarse tranquilamente, y seguir las direcciones del Xiuh, portavoz o líder. La charla debe centrarse en la Mexicanía, no en nuestros ego-perceptos (yo egoísta). No vamos al templo a chismear o difamar. Vamos allí para hablar de la Mexicanía y para deshacernos de nuestros hábitos negativos. La meta es controlar tu mexicanía, tu naturaleza mecánica y egoísta.
48.- El individuo clave en toda reunión es, por supuesto, el Xiuh. Él es quien da la dirección, el círculo de estudio. Qué será estudiado en la reunión es responsabilidad del Xiuh, como lo es también cuándo comenzará la actividad y cuándo terminará. Las comunicaciones pasan a través suyo. Él es la primera persona que el mexicano* saluda cuando llega al templo, y el primero del que se despide cuando se va. El neuroartista pide el permiso del Xiuh antes de tomar cualquier decisión importante. Una buena actitud es hablar con el Xiuh de uno por lo menos una vez a la semana, si no más.
49.- Todas las instrucciones dadas por el Xiuh a los xolome deben ser tratadas como confidenciales, así como también los asuntos personales discutidos por el xolotl con el Xiuh son confidenciales. El mexicano* no pregunta a un compañero acerca de su práctica o compara la suya con la de los demás. Las prácticas están dadas para la guía particular de esa persona y lo más probable es que sean muy diferentes que la de los otros. La discusión de “visiones” y otros fenómenos espirituales son desalentadas entre personas por las confusiones, o la competencia sutil que puedan surgir, a menos que sean utilizadas para enseñar por el Xiuh, en ayuda de un hermano o hermana xolotl.
50.- El problema más destructivo y perjudicial en un grupo espiritual es la difamación. La difamación ocurre cuando una o más personas critican el carácter de otro individuo que no está presente. Este tipo de comportamiento destructivo puede desbaratar un círculo de aprendizaje, y una vez que el daño está hecho es difícil de reparar. El templo es el lugar donde los neuroartistas son gradualmente alineados con la Mexicanía. Se espera entonces que los conflictos surjan. Por esto, el contrato colectivo del quehacer se convierte en una práctica de extrema importancia, no una mera formalidad.
51.- Aprendes escuchando y observando. Si quieres decir algo mientras el Xiuh está hablando o si tienes una pregunta, amablemente pide permiso al Xiuh para hablar. El Xiuh puede tenerte en espera pues lo que está aconteciendo a través suyo puede ser olvidado si es interrumpido.
52.- Puedes mostrar desacuerdo con el Xiuh u otros neuroartistas de forma respetuosa (aunque esto no signifique que tengas razón). Si oyes algo con lo que no estás de acuerdo, guárdalo en la “bolsa” detrás de ti. Si oyes algo con lo que sí estás de acuerdo, ponlo en la “bolsa” delante de ti. Quizás en algún momento entiendas con lo que anteriormente habías discrepado.
53.- Cuando vienes al centro iniciático neurotemplario por la G.A.I.T.A. Mestiza, ven con la intención de que estarás en la presencia de la conciencia de la Mexicanía. Es necesario para llegar al templo, haber tomado primero un baño ritual o ducha completo. Es bueno tener los dientes limpios y aliento fresco, limpieza en las ropas, así como desodorizar o ligeramente perfumar el cuerpo como cortesía hacia el Xiuh y hacia los otros.
54.- Tan pronto como ves al Xiuh llegar, ve afuera y salúdalo. Como saludo, debes decir, “Tlamatkanemilistli, Xiuh.” Luego mentalmente besa el dorso de su mano derecha si no es tu Xiuh y la palma si es tu Xiuh, y mentalmente imagina presionar su mano en tu frente. Das la bienvenida a las demás personas que han venido con él en el siguiente orden: su esposa, su familia, sus maestros, sus invitados, sus xolome. Si el Xiuh o su esposa están cargando algo, llévalo por ellos.
55.- Cualquiera que patrocine un recién llegado al templo debe primero presentar esa persona a los xolomes, los representantes del Xiuh, quienes luego lo presentarán al Xiuh y asistirán a esa persona si es necesario.
56.- Cuando el Xiuh entra al cuarto, es respetuoso dejar de hablar, pararse y esperar a que el Xiuh se siente. Siéntate sólo después que el Xiuh se siente y tranquilamente espera hasta que el Xiuh comience a hablar. Este es el momento de hacer xoxouqui, la conexión de quehacer, e ir más profundo dentro de tu quehacer y centrarte de manera tal que estés en posición de aprender con todo tu ser. Cuando el Xiuh comience su charla, escucha con la experiencia de tu quehacer.
57.- Cuando estás en la presencia del Xiuh, siéntate de manera respetuosa. Nunca te reclines cuando tu Xiuh está cerca, pues muestra tu falta de Mexicanía y disciplina. Nunca estires tus piernas hacia tu Xiuh o los demás invitados cuando estás en el círculo de aprendizaje. Si estás incómodo y debes hacerlo, entonces cubre tus pies con la ropa o estíralas lejos del círculo.
58.- Cuando el Xiuh está listo para partir, agradécele a él y a sus invitados por visitarte. Los estudiantes, especialmente los hombres, cargan las cosas del Xiuh nuevamente en el auto y esperan en asistencia hasta que se va antes de regresar a la casa.
59.- El Libro Real de Mexicanía no es un libro ordinario. Es un libro sagrado, las palabras directas de la Mexicanía a nuestro portavoz y por lo tanto debe ser tratado con respeto. No lo dejas recostado o lo tomas casualmente. Hay ciertos deberes y sugerencias para tocar el Libro Real de Mexicanía, particularmente si el texto anawaka está incluido. Se ha dicho que si cuidas el Libro Real de Mexicanía, él cuidará de ti.
60.- Leer o recitar el Libro Real de Mexicanía es una actividad sagrada, como entrenarse y recapitular. Antes de abrir el libro, deberías hacer siempre ablución. También se sugiere que te vistas como lo harías para ofrecer plegaria: ambos sexos vistiéndose modesta y comodamente. Declara tu intención de leer el Libro Real de Mexicanía y sostenlo por encima de tu cintura, sentándose en una posición respetuosa. En cualquier momento en que no leas el Libro Real de Mexicanía, ciérralo, incluso si eres brevemente interrumpido e intenta abreviar pronto la lectura .
61.- Siempre guarda el Libro Real de Mexicanía en un lugar limpio que sea más alto que tu cintura. Nunca debe tocar el piso, donde camina la gente. Tampoco pongas otros libros, o cualquier otra cosa, encima del Libro Real de Mexicanía. El Libro Real de Mexicanía, o incluso cualquier pedazo de papel en que estén los versos escritos, nunca debe ser tirado, sino quemado.
62.- Las traducciones del Libro Real de Mexicanía, sin el texto en tekpilatoli, pueden ser tratado con menos formalidad si te refieres a ellos con motivos de aprendizaje. Puedes tocarlos sin haber hecho primero la ablución. Claro que, aún con las versiones extrangeras, cuanto más respeto le des al Libro Real de Mexicanía, más bondades te abres para ti.

"El Mexicano es sabio, es una lumbre, una antorcha, una gruesa antorcha que no ahuma. Hace sabios los rostros ajenos, les hace tomar corazón. No pasa por encima de las cosas: se detiene, reflexiona, observa..."
-Códice Matritense-




"El Mexicano es un espejo horadado por ambos lados. Suya es la tinta, los códices; él mismo es escritura y sabiduría, camino, guía veraz para otros; conduce a las personas y a las cosas, y es una autoridad en los asuntos humanos."
-Códice Matritense-


"Mientras permanezca el mundo, jamás perecerá la gloria y la fama de México-Tenochtitlan-Chapoltépec" 
"In quexquichcauh maniz cemanahuatl, ayc pollihuiz yn itenyo yn itauhcain Meshíkko-Tenochtítlan-Chapoltépec"
-Cantares Mexicanos/ Anales de Cuauhtítlan/ Cuauhtlequetzqui/ X.X.T.N.-


(2012)©gaitamestiza.com